Black Tumblr Themes
Caminar tranquila.

No, no me llamo preciosa. Ni hermosa, chiquita, mamita o cualquier pendejada que pase por su primitiva mente. 

No salgan con la pendejada de que si dejaran de decirnos esas cosas en la calle lo extrañaríamos, somos feas o habría algo de qué preocuparse.

¿No hay un día que pueda salir a la calle y pasar desapercibida? Quisiera ir a la tienda, a mi casa, a la escuela sin recibir ninguna agresión verbal disfrazada de halago.

Mi autoestima no depende de ello, ni siquiera “aumenta mi ego”. Esas palabras y miradas lascivas nos hacen sentir expuestas, vigiladas, vulnerables. No sabes en qué momento eso se convierte en pasar cerca tuyo y hacer algún sonido desagradable o incluso tocarte.

No importa si usas falda, short, pantalón o incluso un hábito de monja. No es cuestión de cómo nos vistamos hasta que esa clase de hombres se vistan de respeto.

A veces quisiera ser alta. Pero luego abrazo a un hombre de más de 1.80 y se me olvida.